¡Así es cómo se prepara un verdadero bizcocho! Por fin he encontrado una receta exquisita…

PUBLICIDAD PUBLICIDAD

¿A quién no le gustaría saborear un trocito de bizcocho esponjoso? La masa elástica y, a la vez, tierna de bizcocho sirve de base para preparar un sinnúmero de pasteles, tartas, rollos y galletas clásicas muy sabrosas.

 La masa de bizcocho se prepara a base de huevos, azúcar y harina. ¡Parece ser pan comido! Pero aquí también existen unos secretillos que te ayudarán a perfeccionar tu obra maestra. Hoy «Simplemente Genial» quiere compartirlos contigo.

PUBLICIDAD PUBLICIDAD

SECRETOS DE PREPARACIÓN DE UN BIZCOCHO PERFECTO

  1. Respeta las proporciones correctas de los ingredientes. Las mejores son las siguientes: 6 huevos, 1 vaso de azúcar, 1 vaso de harina, 1 pizca de soda o 1/2 cdta de polvo para hornear.
  2. Antes de batir los huevos, ponlos en el congelador por unos 10–15 minutos. Los huevos enfriados se baten mejor.
  3. Bate los huevos en un tazón hondo, a alta velocidad. Las paletas de la batidora deben estar «pasando» por la superficie y solo de vez en cuando bajar al fondo del recipiente.
  4. Después de que el volumen de huevos alcance 4–5 veces de su volumen inical, comienza añadiéndole el azúcar, poco a poco. No dejes de batirla.
  5. Desconecta la batidora y añade la harina a la masa. Mezcla la masa con una cuchara, añade la soda o el polvo para hornear. Algunos chefs recomiendan añadir vinagre y ácido cítrico, echándoles por turnos directamente a la masa (y no a la cuchara con soda).
  6. Coloca el papel para hornear en el molde y esparce un poco de harina encima. Después, echa la masa de bizcocho al molde. Pon el molde en el horno precalentado hasta no más de 180ºC. Si notas que los bordes del bizcocho ya se pusieron dorados, pero el interior todavía está líquido, gradualmente baja el fuego en el horno. El bizcocho se prepara durante aproximadamente 45 minutos, la duración depende del diámetro del molde.
  7. Durante la cocción, es mejor no abrir la puerta del horno, ya que el bizcocho puede bajar y no saldrá esponjoso.
  8. Deja el bizcocho reposar en el molde hasta enfriarse, luego sácalo.

Saber preparar un bizcocho esponjoso es una de las destrezas muy importantes para una anfitriona hábil. Puedes convertir tu bizcocho en una verdadera obra maestra, añadiéndole nueces y cubriéndolo con crema o glaseado. ¡No hay límite para la creatividad! Comparte este artículo con tus amigos en las redes sociales.

Fuente: http://frasesdemomento.com

PUBLICIDAD PUBLICIDAD
loading...

Leave a Reply